Qué es? Es una osificación en la cara plantar del calcáneo (talón) debida a un exceso de tensión mantenido en el tiempo por la fascia plantar. El espolón en sí no tiene por qué ser doloroso, cuando duele es porque la zona alrededor esta inflamada (por exceso de tensión de la fascia y por impacto).

¿Por qué? El que tengamos un espolón visible radiográficamente es un signo de que la fascia plantar y el tubérculo plantar del calcáneo han estado sufriendo años atrás.

¿Cómo tratarlo? Si no duele no hay que tratarlo, si duele hay que buscar la causa del dolor (ver fascitis insercional.)

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.